Un dragón llamado Jordi

Hoy voy a celebrar el día de Sant Jordi con un cuentito chorra sacado de mi imaginación, esa donde pastan dragones adoreibols con gafas que hablan, leen libros de aventuras y donde el mundo es un poquito mejor ^^ ¡A disfrutar de este día! Espero que os guste ;)

Érase una vez un dragón llamado Jordi al que le gustaba mucho leer. Sus hermanos y él vivían pacíficamente en lo alto de una colina, alejados de los caballeros andantes que eran muy pesados y siempre llegaban allí diciendo “¡Acabemos con el dragón!”, como si solo hubiera uno… Ángelicos.

Cuando les oía llegar jaleando sus caballos y gritando como verracos, Jordi les miraba por encima de su libro y de sus gafitas mientras se preguntaba “Amos digo yo… ¿no tendrán otra cosa que hacer?” 

Así que un día jartito de que estos ataques, y de ver que sus hermanos se morían de miedo, salió con su libro bajo el brazo, cogió la única rosa azul del rosal y se acercó al grupo de caballeros, que nada más verle avanzar hacia ellos empezaron a retroceder mientras abrían mucho los ojos.

Jordi sintió su miedo, por eso sonrió y les extendió la rosa: “No temáis que no voy a haceros nada. Cómo veo que os aburrís bastante, porque no hay día que no vengáis por aquí, os propongo que leáis un rato, un libro de aventuras, por ejemplo, cómo este que yo llevo, ¿Queréis que os lo preste? ¡Tiene un montón de dibujines!”

Ojipláticos y despavoridos los caballeros que se creían muy valientes salieron corriendo en dirección contraria a Jordi.

Extrañado Jordi se preguntó “¿Será que no saben leer?

Lo que nunca supo el bueno de Jordi era que oír hablar a un dragón fue lo que les ahuyentó para siempre a esos hombres malos y aburridos. 

¡Feliz día de Sant Jordi! 

23_abril_2014_diariodeunaendorfina_feliçsantjordi

Cómo conocí a vuestra Malamadre

Ayer estuve con una amiga que lleva mes y medio de mamá. Conocimos a la pequeña y preciosa Marta, y aunque con chiribitas en los ojos me decía que cagaba amor con la pequeña, me confesó que era duro, que estaba rota, que no dormía, que estaba siempre cansada; pero que cada vez que podía se escapaba con las amigas de cañas. Que le daba la vida.

Entonces le hablé de un Club donde debía entrar: El club de las Malasmadres

No se me asusten que no es pa’tanto. El término “malas” es cariñosón, de la misma forma que yo llamo a mi hijo “El gordo“. Las malasmadres no somos tan malas cómo nos pintan, somos unas cachopanes que queremos arañar cinco minutos más al despertador aunque nuestro hijo esté saltando en nuestra cama con el barco pirata enterico de los Playmobil (y te caigan naúfragos en el ojo… Da igual, en peores circunstancias hemos echado una cabezadita). Todas queremos a nuestros polluelos pero soñamos con momentico de paz. Semos asín. Si me hacéis el favor, os invito a que hagáis click sobre el link y descubráis el Club junto con Claudia, la mamá cansada de Martita.

Para saber si una es una malamadre, hete aquí estos 5 sencillos pasos (si haces click sobre cada paso veréis de qué forma los cumple servidora…)

diariodeunaendorfina_cover_album_malasmadres

diariodeunaendorfina_malasmadres_paso1

diariodeunaendorfina_malasmadres_paso2

diariodeunaendorfina_malasmadres_paso3

diariodeunaendorfina_malasmadres_paso34

diariodeunaendorfina_malasmadres_paso5

¿Cree que los cumples? ¿Tú también eres una Malamadre? ¡Bienvenida! :)

Le doy las gracias encarecidamente a Laura y Verónika por la creación de este club tan necesario como divertido, así como la organización de cada uno de los saraos que están montando y a los que me pienso apuntar como si no hubiera un mañana. Os dejo con el eventazo en la tienda Lavand patrocinada por Cybex (tan bien representada la marca por Hugo, ese CM que se mueve entre madres como pez en el agua ^^), ¡Qué ganas de que llegue la PARTY!

diariodeunaendorfina_album_evento_malasmadres

Malamadrea con nosotr@s en Facebook y en Twitter ^^

La pirámide del amor

Óscar os quiere confesar sus gustos principales, haciendo un mix entre las cosas comestibles y las que no…. (Por cierto, no os conté que hace tiempo que le cortamos el pelo… episodio que da para otro post, porque gensanta, la que nos montó…)

8_ABRIL_2014_diariodeunaendorfina_oscarpresenta

Un día la frikeriza me dio la idea de organizarlo todo en una especie de Pirámide del amooog, y me pareció muy buena idea, así que, haciendo un resumen (porque son muchas las cosas que le gustan..) estas serían las básicas e imprescindibles en la vida de mi gordo:

8_ABRIL_2014_diariodeunaendorfina_piramidedelamor

Óscar no puede vivir sin su mono Amelio (Am para los amigos), amor de sus amores, primer amigo y bálsamo oficial de ansiedades, pero he de decir que cuando le plantas un plato de comida frente a sus narices, Amelio es vilipendiado y lanzado a tomar por culo: El papeo es es el papeo. Y punto pelota.

  1. En la cúspide, no puede faltar ni el pan ni el bizcocho de mi tía, casero, sin lactosa y con poco azúcar. Llama a las dos cosas por igual “Pa“. El catalán se va notando: Bizcocho en catalá es Pa de pessic, y pan es pa. Vamos, que la economía del lenguaje de mi gordo funciona a las mil maravillas… No hay día que no repita la palabra “Pa” unas diez veces al día (aunque solo se lo damos una vez al día). Podría entrar en este grupo el pan de molde.
  2. En segundo lugar, los lácteos… ¿A qué niño no le gustan? Es oir la palabra “yogur” y volverse los ojos del revés. Y la leche se la bebe como si no hubiera un mañana.
  3. Es ponerle garbanzos, pescado blanco y/o los guisantes y aplaudir. Sí, lo habéis leído bien. Óscar, como sus tíos (usease, mis brothers), se pone tan contento que canta, bailotea y aplaude cuando le ponen para comer/cenar alguna de estas tres cosas… Y si está todo junto, mejor que mejor.
  4. Su monito. Desde que nació le acompaña en sus juegos, duermen juntos y le profesa amor eterno. El día que nos olvidamos del mono: Drama nacional.
  5. ¿Qué decir de Chewy? Ya lo sabéis todo! Óscar la llama cada día como si por arte de magia fuera a entrar por la puerta de su cuarto (confieso que utilizamos tanto Mauri como yo el nombre de la Chewy como comodín del público para convencer al peque de hacer algo, y ¡Funciona! ^^)… Angelico mío, está deseando verla. Aunque no he sido capaz de decirle que en Barcelona ha conocido al batbaby, churrumbel de la Batmami y ha surgido el amor… Pobre mio u.u’
  6. Y en último lugar, y por este orden: Papi (=Peppa Pig), Mau (= Mickey Mouse) y Boba (= Bob Esponja). No se cansa de verlos en cuentos, en la tele, en muñecos… Puñetero merchandising.

En fin, en general estamos en una etapa en la que ya define muy bien lo que le gusta y lo que no… Y ya ha empezado con la ropa, ¡Ay la que me espera! Aunque por ahora, se deja convencer… ¿Hasta cuando? Continuará

Una endorfina en la cocina: Pasta con salmón y brócoli


unaendorfinaenlacocina

¡Ains qué ganicas tenía de traeros otra receta fácil, sencilla y para toda la familia! Tán fácil que si yo puedo hacerla, vosotros también Yes, We Can!!

La receta es espaguetis con salmón y brócoli. Por supuesto, el espagueti se puede sustituir por macarrones o lo que más os guste. En mi caso, apuesto por el espagueti del finito para este plato. Estos son los ingredientes:

1_abril_2014_diariodeunaendorfina_ingredientes_pastasalmonybrocoli

Hervimos la pasta por un lado, y por otro el brócoli. Con dos arbolicos medianos es más que suficiente para dos personas. Reservamos la pasta, y cuando esté hecho el brócoli lo pasamos por la sartén junto con el salmón desmenuzado (con un filete pequeño de salmón bastaría, que el salmón es bastante indigesto, aunque a mi me gusta mucho) y lo hacemos un poco todo echándole pimienta y sal al gusto.

>> Opción para vag@s (como servidora) es hacer el salmón al microondas (increíble pero cierto, menos de un minuto y estará el salmón listo y con muchísimo menos grasaza que a la sartén! Un tema, probadlo!) y utilizar las verduras preparadas en bolsitas (también para hacer en micro, están buenísimas, doy fe). De esta forma tardamos cero coma en preparar nuestro plato ;)

Finalmente lo aunamos todo, pasta con verdura y salmón, lo rociamos con un chorrico de aceite de oliva y ¡Ya’tá! Listo para comer ^^

No me digáis que no es un plato supersano y exquisito. ¡Venga, que hay que cuidarse para LA PARTY

1_abril_2014_diariodeunaendorfina_brocolini_y_salmon

Recorta aquí, recorta allá – II Parte

Aunque por lo general tengo la cabeza para equilibrar los hombros, hay veces, cuando Venus se alinea con Jupiter, que me acuerdo de las cosas. Y llevo detrás de este post la friolera de 4 meses… Sin tiempo para nada, pero con la idea ahí metidica en el cerebelo.

Mis parroquian@s se acordarán del post de recortables de Triz y sus accesorios para colorear y, como su nombre indica, para recortar y ponérselos a la muchacha de papel. Entre los comentarios me pedíais una versión machoalfa para los chavalotes de la casa, así que como vuestros deseos son órdenes, hete aquí a Nico y su armario ¡Espero que os guste!

26_marzo_2014_diariodeunaendorfina_Nico

En el pdf que os podéis descargar haciendo click sobre la imagen de arriba encontrareis dos disfraces para Nico y ropa de calle. ¡A ¡colorear y a recortar se ha dicho!

PD.- Esta entrada se la dedico a los Jennitos, a Leo y Max y a Víctor (nenebolas ^^), y a  los nenes de esta nuestra comunidad 2.0, que hay que cuidarlos :)  

La sonrisa de la princesa

Hoy por ser viernes, estar ya en primavera (y justo el tiempo se tuerce ¬¬) y a un par de días del cumple de la chica más guapa de la promoción de humanistas -chalaos perdidos que estamos todos dicho sea de paso-, os voy a contar la historia de una princesita valiente.

21_marzo_2014_diariodeunaendorfina_princesaIsabel

21_marzo_2014_diariodeunaendorfina_LaSonrisaDeIsabel

Para todos los príncipes y princesas que luchan a diario contra BichosMalos con su alegría y su sonrisa.

Y llegaron los dos añitos…

… Con sus rabietas y sus cosicas.

Por lo general, la vida con Óscar es tranquila… Todo va bien hasta que se le cruzan los cables, y por ejemplo, te pide merendar. Y cuando le das la merienda te dice que no, y cuando te la llevas rompe a llorar, y cuando se la vuelves a llevar te la tira a la cara…

Y así nos pasamos cada tarde/noche, que sí, que no, que llueva chaparrón…

Me pongo en su pellejo y ojocuidao que en cierta forma, le entiendo. Le pasa sobre todo entre semana, está cansadísimo de la escuela, irascible y lo manifiesta así. Igual si hablara te mandaba a la mierda y aquí todos tan felices. Pero la criatura solo tiene sus pulmones y su malaleche.

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_estados-de-animo

Lo he probado todo con él: Desde la negociación, al enfado, a pasar de él… A ver si voy a tener que hacer un curso ceac de esos. Joder, qué frustración.

Hasta que llega SuperMau (o debería decir SuperNanno?) y el sentimiento de frustración se duplica. SuperMau no es otro que el padre de la criatura. Llega, se sienta delante de él, le mira a los ojos tenedor en mano… Y el niño va, y come. Es el Chuck Norris de los padres.

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_elnenecome

Me deja con la boca abierta. Me rindo ante él, pero ¿Por qué carajo le toma a él en serio y a mi no? ¿Aprovecha mi tripolaridad para colarme el gol por la banda?

Pero también os digo que voy aprendiendo. Poco a poco, porque soy brutica, pero aprendo. Y cada día procuro que no me cuele más balones, aunque aún no estoy en posición de decir que sea la Iker Casillas de las madres ¬¬

Y como hoy es el día del padre, no quiero dejar de agradecer al homónimo su santa paciencia, su saber hacer con el peque, su amor tan inmenso. Me encantaría empaquetarle la sonrisa que brilla en la carita al gordo cuando le ve, o escucha su voz por el pasillo. ¡Felicidades papá! Luego te achuchamos como mereces  :)  

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_felicidadespapuchi

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_felicidades_papuchi

De kriptonitas y superpoderes

Dicen que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

También dicen que a quien madruga, dios le ayuda, y esto no lo acabo de ver del todo…

El superpoder que toda madre tiene, que no es otro que sacar fuerzas de donde no las hay, ganas aunque una esté floja, y un empaque que te confirma que antes de la maternidad, efectivamente, eras una ameba unicelular, ese superpoder a veces falla, se cortocircuita, es como si recibiera interferencias.

13_marzo_2014_diariodeunaendorfina_kriptonitademadre

Hago trescientasveintitres cosas al día y podría llegar a las trescientas. No se cómo lo hago, pero lo hago. Saco el tiempo de debajo de las piedras. Bueno, no. En realidad no, ese tiempo nunca está debajo de las piedras. Está en restar horicas de sueño para lucir mis ojeras de oso panda al mundo.

13_marzo_2014_diariodeunaendorfina_madreosopandosa

La cosa es que yo me vanagloriaba de este superpoder… Hasta que el Sr. Kripton (*)  me dio un toque maligno y con su barra absorbeneryi me dejó atociná…  Floja, desmadejada y con una única frase en el pensamiento: “Paaaren las máquinas, que no puedo másss

El Sr. Kripton bien puede ser un trabajo de mierda, la ausencia del mismo, un compañero que te chupa la energía, un mal de amores, la apnea primaveral, rayaduras varias, o la misma regla puñetera que aparece mientras vas en el autobús con un vaquero blanco. Mismamente.

13_marzo_2014_diariodeunaendorfina_SrKripton

Hay piedrecitas que se cuelan en el zapato o simplemente un estado de ánimo “mordoriano” que te acompaña cual nube de Gárgamel.

Os confieso ahora que nadie nos oye, que a veces fantaseo con un una isla desierta donde vegetar, sola, SOLA y lograr reducir mis pensamientos y preocupaciones a cero. Formatearme enterica. Y volver -siempre hay que volver- con energía, esa que el Sr. Kripton me quita.

Ains… A ver si los dos añacos que se va a marcar aquí mi niño este domingo consiguen darme la recarga que endorfinas que necesito para estar a tope de endorpower!!

tontuna

(*)  Sr. Kripton = Mi archienemigo, ladrón de endorfinas. Dícese de un ente que se alimenta de tu cansancio, de tus preocupaciones y de los problemas, generando estados de ánimo de mierda. Ojocuidao con su barra de poder absorbeeneryi que te deja secarrut@ y sin ganas de nadená. 

Bolso de madre

Dícese de un trozotela con asas cargado de cosas (algunas más necesarias que otras) de tal forma que tiene aspecto de minimaleta y pesa como un sacopapas.

En mi caso me he tenido que decantar por el formato mochila porque mi maltrecha espalda jodidamente puede aguantar el peso de semejante carga de un solo lado.

3kilosdebolso_diariodeunaendorfina_4_marzo_2014

Y mira que cada semana intento reorganizarlo para liberar su carga, como si detectara el problema (Principio de Diógenes bolsil se llama, sí, soy consciente) y lo atajara, sacando un cuaderno tamaño a5 (“Esto para el parque no me hace falta”), o un biberón de agua –con agua, sapos y culebras -(“Esto para la oficina como que not”), o un estuche de lápices, o… Os hacéis cargo de mi vicisitud, imagino.

Cuando algún fin de semana me da por pasarme a uno más pequeño, reconozco los beneficios de haber echado tantas horas jugando al Tetris: los elementos seleccionados previamente, que vienen a ser los imprescindibles, a saber: cartera, bálsamo labial, paquetekleenex y móvil los encajo con un arte que da gustirrín.

Pero en seguida vuelvo al maxibolso. Ese que arrastraba por la facultad, o por la vida. Siempre bien cargaico, oiga.

Y es que no puedo prescindir de nada en mi mochila mágica donde todo es justo y necesario:

  • Visita inesperada de las musas — Cuaderno y lápices a mano.
  • Dolor de cabeza—Ibuprofeno.
  • Para comprar cuatro cosicas en el súper o chinorri de turno–  Bolsa de la compra de tela.
  • Quedarse sin batería evrigüer — Cargador de móvil.
  • Moco haciendo caída libre — Tres paquetes de pañuelos me acompañan donde vaya (soy una mocosa: rinitis, alergia… cuarto y mitad de ).
  • Peque o servidora con manchas (de tal palo…) — Toallitas húmedas.
  • Que te entra un viruje por el cuerpo y tienes frío — Chaqueta (que te quitaste ayer porque en la oficina tuvieron a bien poner la calefacción en modo Alerta de Fusión, y la metiste, como no, en tu bolso)

Y asín sucesivamente… Pa’un roto y pa’un descosío. 

Bolsodemadre_diariodeunaendorfina_4_marzo_2014

Por si fueran pocas las cosas que se pueden encontrar en mi (Frodo) Bolsón, también pueden aparecer gusanitos aplastados, medias galletas (con sus región de migas), envoltorios de cosas, recibos de compras y de la gasolinera, y kleenex usados.

Cuando me da por hacer limpieza, no deja de sorprenderme mi capacidad urraquil de acumular, y acumular… Ains! Si me pasara eso con los dineros ahora sería rica :P

Diferencias entre niños y niñas o el abismo de Helm

Que existen diferencias entre los niños y las niñas es un hecho.

Nada nuevo bajo el sol.

Pero entre algunos hay más que diferencias. Hay abismos. Como si vivieran en mundos paralelos donde jamás llegarán a converger, aunque compartan el espacio vital.

No tengo muchos niños a mi alrededor, pero sí los suficientes para haberme fijado en esto, tanto con los sobrinos de Mauri, dos chicos, como con mis sobrinas, e hijos/as de amigos (pocos). Pero mi trabajo de campo se fundamenta básicamente en la relación Óscar/Chewy.

chewy_gordo_27_febrero_2014

Chewy es la hija de los padres frikerizos, como ya sabréis los que me leéis. La criatura en cuestión, a parte de ser un bellezón y simpática a rabiar, es lista la joía a más no poder, espabilada desde bien pequeña y dicharachera. Comparando a Óscar con ella, el gordo parece un trozocarne con ojos.

Es verdad que ella se sale de la media, me da igual en este caso niño o en niña. Es la excepción de las pautas de acción de cualquier niñ@. Habló (palabras sueltas, pero perfectas) y anduvo desde antes del año y siempre ha demostrado tener gran inquietud por conocer, aprender y diría que razonar. Es nuestra pequeña Bob Esponja. Lo absorbe todo (palabrotas included).

En nuestro obsesivo empeño porque se quieran, solemos quedar bastante los padres del portento y nosotros y he podido observar la interacción entre ambos y cómo es el comportamiento de los dos ante los mismos hechos. Cómo reaccionan, cómo aprenden y cómo descubren.

Mientras que Chewy  lo pilla todo al vuelo, repitiendo palabras prácticamente a la perfección, e incluso pudiendo mantener  una conversación con ella, mi gordo apenas responde a su nombre (se lo que estáis pensando: “Jodía, si le llamas Gordo, qué pretendes?” pero no, yo a él siempre le he llamo por su nombre, Óscar ^^).

charlaChewyOski_27_febrero_2014

De hecho entre ellos dos parece que tienen charlas (bueno, ella habla y él mira xD), pero se que Chewy necesita mayor estimulación de lo que le puede dar Óscar. Para compensar, el gordi le da besitos y a veces le intenta abrazar (“Vale, no soy Stephen Hawking, nena, pero conmigo nunca te faltará amoooog”), pero Chewy pasa bastante.

Mientras una ya sabe de liarte y reclamar lo que quiere cuando ella quiere, el otro es un bebote encerrado en un cuerpo de niño grande al que se le distrae fácilmente de su objetivo.

A una no la puedes poner Peppa Pig y olvidarte de niña (porque te mira del palo “Quítame a esta gorrina estúpida, léeme la segunda parte del Quijote”), y al otro le pones Bob Esponja en bucle y puedes irte a hacer pis  y si me apuras, hasta ducharte.

Con una puedes ponerte a dibujar páginas y páginas de maravillosos estampados que bien se podría vender a Ikea; con el otro creo que tan solo conseguirás una línea porque el lápiz acabará mordisqueado y lanzado por el salón a modo de flechas apahoes.

lapicesmachacados_27_febrero_2014

Chewy actúa; Óscar observa pero no toma decisiones, y estando Chewy, por lo general,  hace lo que ella haga.

Chewy se concentra con un libro; Óscar te lo lanza a la crisma.

Óscar sigue usando de forma recurrente el “mmm” mientras señala con el dedo para indicar lo que quiere (hemos vuelto a la etapa de soymudito, las palabras las usa los días de fiesta y los de guardar ¬¬ ), mientras que la Chewy te lo dice a las claras, sin rodeos.

 que ver. Cada uno viene de su planeta, no se si de Venus y de Marte.  Verles juntos es una performance porque según el día, la cosa cambia. Hay días que la Chewy le deja caer algún beso, otros en que ni se miran, y otros en los que el gordo persigue a la Chewy como si fuera la mofeta al gato “Olalá, mon amouuuuug

Mis conclusiones son :

  • Aunque cada niñ@ lleve su ritmo, los niños y las niñas son diferentes. Hay un puñetero abismo entre ellos. Por lo general, ellos más bruticos; ellas más tranquis.
  • Óscar bebe los vientos por la Chewy.
  • Chewy prefiere a los niños de 11 años (confirmado por su madre). Snif...
  • Y que se lo pasan pipa cuando les da por jugar juntos (aunque sea de higos a brevas)

cuores_27_febrero_2014